MOVIL - MENOR A 768
TABLET - ENTRE 768 Y 992
PC - ENTRE 992 Y 1200
PC - MAYOR A 1200

Noticia

Salta, escenario de un encuentro de muy alto vuelo - NUEVO ABC RURAL

septiembre 10, 2015

Los eslabones integrantes de la aviación agrícola del Mercosur, tuvieron su espacio en el Centro de Convenciones de Salta, los días 19, 20 y 21 de agosto. Se trata del mayor encuentro en el sur de América y el segundo más importante del mundo en el segmento aeroagrícola.
En el discurso inaugural, Erminio Rodríguez, presidente de la Federación Argentina de Cámaras Agroaéreas (Fearca), organizadora del Congreso, destacó los tres ejes de la actividad: profesionalización, diálogo para el trabajo en equipo, e incorporación de tecnología.
“Las aplicaciones aéreas comenzaron en este país con los aviones Junkers del Ministerio de Agricultura. Aviones trimotores con gran capacidad de carga para controlar las tucuras que arrasaban todo lo verde que tenían por delante” recordó. “En aquellos tiempos éramos vistos como buenos trabajadores que ayudábamos a la producción del país”, agregó.
“Hoy todo esto cambió. Incluso algunos insisten en que se prohíba la aplicación aérea. ¿Qué nos pasó?”, se preguntó. “Debemos hacer una autocrítica para abrir nuestros hangares al público”, sostuvo convencido.
“Queremos lo mejor para estas tierras, para nosotros, nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos, la tierra es nuestro sustento, y somos más de 120 mil personas que intervienen en este trabajo”, dijo.
Rodríguez manifestó que en esta última campaña, la Argentina sembró 33 millones de hectáreas, de las cuales 15 son de soja, un cultivo al que se aplica cuatro veces, y con el avión, nada menos que cuando se define su capacidad de rinde, por eso es una actividad básica para esta agricultura.
“De la misma manera en que se aplican en los hogares, los fitosanitarios están avalados por las autoridades. Con el debido control, las aplicaciones disminuyen al mínimo el impacto ambiental. Nosotros sostenemos que con el equipamiento con que contamos logramos mejorar los cultivos sin descuidar el medio ambiente para tener mejor alimento y mejor salud”.
Respecto del segundo punto, apuntó al diálogo y al trabajo en equipo. “Quiero invitar a las distintas ONG ambientalistas para intercambiar ideas, escucharlos y llegar a un acuerdo consensuado para lograr nuestra tarea sin perjudicar a nadie”. También asistimos en el control de incendios. La nuestra es la tercera fuerza agroaérea del mundo, luego de los EE.UU. y Brasil”, cuantificó.
“Nuestros aviones están equipados para aplicar de la manera más eficiente. Con todo esto podremos enriquecer nuestras prácticas. Debemos instruir a los políticos, que se deben informar correctamente, porque ellos son responsables que el país sea más productivo”.
A la hora de la autocrítica, también apuntó a los productores: “Los productores han mostrado pocas reflexiones para apoyarnos, pese a que saben que la aplicación aérea es la más eficaz y rápida”, sostuvo.
Finalmente, a la hora de analizar el impacto de las nuevas tecnologías, hizo hincapié en que los drones aplicadores son el futuro “y no podemos resistirnos. Al principio llegaron para darnos datos del lote con una estación meteorológica y chequear las condiciones, pero tarde o temprano haremos las aplicaciones con estos aviones. Propongo que quienes los manejen sean los pilotos agrícolas, tal como los cirujanos que manejan los robots. Propongo una ley que lo regule”.
Por último, lanzó una frase esperanzadora de Henry Ford: “Recuerden que cuando todo está en contra, los aviones decolan con el viento en contra y no a favor”. Por eso, en memoria de quienes perdieron la vida, “nos debemos el apoyo; es la actividad; pese a las circunstancias sigamos todos tirando para adelante y haciendo esto que sabemos y logramos hacer profesionalmente”.

Desde Brasil y UruguayA su turno, el titular del Sindicato de Aeroaplicadores de Brasil (Sindag), Nelson Paiva, manifestó que en la Argentina los problemas son iguales que en Brasil. “Por eso, debemos trabajar juntos con Fearca y los colegas uruguayos para trabajar en conjunto. En Brasil tenemos 2.100 aeronaves, 240 empresas de aplicaciones. Pese a esto, todavía un 50 % de ellas recién está dentro de Sindag. Necesitamos tener un mayor porcentaje. Los argentinos deben estar con Fearca, y debemos mostrar a la población que los aeroaplicadores hacen un trabajo que es necesario. En Brasil las aplicaciones aéreas corresponden al 20 % de las aplicaciones en total.
Si prohíben los aviones, la agricultura se acaba, ya tenemos 27 proyectos en este sentido, todos con fundamentos ideológicos, por gente que no comprende o no quiere comprender o que tiene otro motivo político para que tenga como ambición prohibir a los aeroaplicadores.
Finalmente, el titular de la entidad uruguaya (Anepa), Julio Placeres, aclaró que Brasil y Argentina son países enormes, no como Uruguay, donde operan 32 empresas, pero con problemáticas similares: problemas ambientales y las regulaciones del Estado. El oriental aprovechó para lanzar la invitación el evento del año que viene, el que se realizará el 4 y 5 agosto en Termas de Arapey departamento Salto, Uruguay.

Segundo día En el inicio de la jornada, el ingeniero Augusto Piazza comentó al auditorio el resultado de un trabajo de medición de deriva que fue revelador. “Hicimos un trabajo científico con el tema de la deriva, porque sabemos la cantidad de producto que aplicamos en el cultivo pero no qué cantidad llega en caso de una deriva. Los resultados se realizaron con absorción atómica buscando la traza de sulfato de cobre”. Los resultados dejaron sin palabras a los asistentes: “Las dosis de cobre que llegaron estuvieron por debajo de las 300 veces y 16 veces por debajo del nivel sin efecto permitido. Podemos demostrar que si un vecino está expuesto por causa de una gota de deriva, la cantidad de producto que le va a llegar no le causará ningún daño”, explicó.
Un poco más tarde, los responsables de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), de la Junta de Investigación de Accidentes de la Aviación civil (JIAAC), y del Ministerio de Agricultura de la Nación, brindaron la perspectiva sobre la normativa, la seguridad y las pautas de aplicación.
Ricardo Garbers, dijo: “Necesito saber lo que pierdo, si no es ir con los ojos tapados a 100 km. Los hábitos locales, las características de la región, la información técnica local, etcétera”. Para Garbers, hay tres factores a tener en cuenta: el servicio de la maquinaria, el equipo de apoyo y la gente. “Los factores de la producción eran tierra capital y trabajo (SXX), pero eso hoy se invirtió. Primero está el trabajo, la tierra tampoco es necesaria (un pool llegó a sembrar 300 mil has. y hoy cero, porque las alquila), el trabajo es capacidad y capacitación, hoy es lo más importante. ¿Dónde encuentro un encargado o un piloto? Ya no se dice mano de obra, hoy se dice cerebro de obra; ya no se trabaja más con las manos, sino con el cerebro o un joystick. Trabajo es el quipo humano, la parte más importante de la empresa”.
Finalmente, la gente de AeroGálvez disertó sobre el tema de los combustibles para la actividad aérea, y explicó el proyecto que avanza para la generación nacional de combustible de avión.

El cierre, tras un éxito rotundoEn el acto de cierre del Congreso el ingeniero Luis Lafranconi, de INTA, se refirió a un interesante trabajo de cultivos de cobertura para el control de malezas.
A su turno, Alan McCracken brindó un panorama innovador en la aplicación de fungicidas y el doctor Martín Alonso, prestigioso oncólogo del medio cordobés, hizo hincapié que en las denuncias del barrio Ituzaingó no pudieron constatar que los casos de cáncer sean originados por agroquímicos. Luego, el ingeniero Marcelo Drescher, de Brasil, brindó un detallado panorama de las normas operacionales de seguridad en la aviación agrícola, especificando cuáles son las particularidades que la distinguen de otras ramas de la aviación general, y en donde el compromiso del piloto cumple un rol fundamental.
La última disertación técnica fue del ingeniero Esteban Frola, quien desarrolló los trabajos realizados con el avión en distintas zonas productivas del país. El uso estratégico del avión en cultivos como el arroz o la papa, representan un potencial enrome para la actividad en Argentina.
Finalmente, el contador Alejandro Acervo, vicepresidente segundo del Banco Nación, desarrolló la postura de la entidad oficial para apoyar la actividad.
El cierre del acto estuvo a cargo del gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, entre otras autoridades y referentes de las federaciones de Brasil y Uruguay.


Ver>>

http://www.nuevoabcrural.com.ar/2014/nota_seccion.php?seccion_id=7

© FeArCA | XXIV CONGRESO MERCOSUR Y LATINOAMERICANO DE AVIACIÓN AGRICOLA
Todos los derechos reservados